El laurel es una planta medicinal muy conocida en la gastronomía por su sabor y aroma característico, siendo muy utilizada para darle sabor a las carnes, pescados y sopas. Además de esto, en forma de infusión también puede ser utilizada en el tratamiento de problemas digestivos, como gases, dolor estomacal y flatulencias. 

Su nombre científico es Laurus nobilis y puede comprarse prácticamente en cualquier supermercado y en ciertas tiendas de productos naturales. 

Para qué sirve el Laurel y cómo se prepara el té

Para qué sirve 

La hoja de laurel es rica en potasio, magnesio y vitaminas B6, B9 y C, y posee acción diurética, antifúngica, antireumática, antiinflamatoria, digestiva, estimulante, antioxidante y expectorante, pudiendo ser utilizada para ayudar en el tratamiento de diversas situaciones, como por ejemplo:

  • Gases, eructos, distensión abdominal y dolor de estómago;
  • Inflamación en el hígado;
  • Cólicos menstruales;
  • Infecciones en la piel;
  • Dolor de cabeza;
  • Reumatismo;
  • Estrés y ansiedad. 

Asimismo, las hojas de laurel son capaces de regular los niveles de azúcar en la sangre, pudiendo ser utilizadas para ayudar en el tratamiento de la diabetes. El laurel también puede ser utilizado para tratar problemas de la piel, como dermatitis, siendo recomendado en este caso su uso tópico; no obstante, es importante que su uso sea indicado por el médico, puesto que puede desencadenar reacciones alérgicas. 

Cómo preparar el té de Laurel

El té es una óptima alternativa para aprovechar todos los beneficios de las hojas de laurel, siendo considerado una buena opción para la mala digestión, ansiedad y estrés, por ejemplo. 

Ingredientes

  • 3 hojas de laurel;
  • 1 taza de agua hirviendo.

Modo de preparación

Para preparar el té se deben colocar las hojas de laurel en el agua hirviendo y dejar reposar alrededor de 10 minutos, e inmediatamente después beberlo. Este té puede ingerirse de 3 a 4 veces por día. En caso de que sienta la necesidad, puede endulzarlo antes de beberlo. 

Efectos secundarios y contraindicaciones

El consumo de las hojas de laurel no es recomendable en mujeres que se encuentren amamantando o que estén embarazadas, pues puede producir un aborto. Aparte de eso, cantidades excesivas de laurel pueden causar somnolencia, puesto que esta planta posee efecto calmante y es capaz de desacelerar el sistema nervioso, además de causar alteraciones gastrointestinales, cólicos abdominales y dolor de cabeza cuando es consumida en grandes cantidades.

Debido a su capacidad de controlar los niveles de azúcar, el consumo excesivo de laurel también puede disminuir mucho los niveles de azúcar en la sangre, causando hipoglucemia. Por esta causa, es importante que el consumo de las hojas de laurel se lleve a cabo de acuerdo a la orientación del nutricionista, médico o fitoterapeuta, para que sea indicada la cantidad ideal que no genere efectos secundarios como consecuencia. 

Compartir
Artículo anteriorCómo blanquear los pies
Artículo siguientebeneficios del oregano

No hay comentarios