El dolor es un método que el cuerpo usa para indicar que algo está mal. Es posible que te hayas tirado de un músculo de la espalda al levantar una caja pesada o quemándote la mano accidentalmente mientras cocinas. Si alguna vez ha tenido dolor de muelas, sabe que el dolor de dientes no es divertido. Si no puede recibir atención dental de inmediato, puede probar algunos remedios caseros para el dolor de dientes.

Causas de dolor de dientes

Desafortunadamente, hay muchas maneras en que puedes terminar con un dolor de muelas. El esmalte dental desgastado o una línea de encías empotrada pueden exponer la dentina del diente, la capa de tejido duro ubicada debajo del esmalte. Esto hace que sus dientes sean sensibles a líquidos fríos y calientes o bebidas azucaradas.

Las caries son otro desencadenante común del dolor. Una vez que los nervios sensibles en los dientes están expuestos, un acto tan simple como morder algo duro puede ser doloroso.

Si muerde algo demasiado duro, podría tener un diente roto. El trauma de un accidente también puede romper un diente. Una grieta lo suficientemente grave puede exponer los nervios sensibles que residen profundamente en los dientes.

A veces, el trabajo dental que se realizó para solucionar un problema puede causar otro problema. Los empastes y las coronas pueden aflojarse o agrietarse, provocando dolor en los dientes.

Su primera inclinación a aliviar el dolor de muelas podría ser una compresa fría o un medicamento para el dolor de venta libre. Pero hay otros métodos que puedes probar.

1. Aceite de clavo

El aceite de clavo funciona para aliviar el dolor y reducir la hinchazón que se origina en el dolor de muelas. El aceite de clavo es efectivo porque contiene eugenol, un anestésico natural. Actúa como un analgésico temporal. Empape unas gotas de aceite de clavo en una bola de algodón, luego frote suavemente la bola de algodón sobre los dientes y las encías afectadas.

El aceite de clavo puede calmar su dolor, pero tenga en cuenta que no tiene el sabor más agradable.

2. Enjuague de agua salada

Intente enjuagarse la boca con agua tibia con sal si tiene un diente doloroso y encías inflamadas. Simplemente agregue un par de cucharaditas de sal a una taza de agua tibia. Una vez que hayas agitado la mezcla alrededor de tu boca, escúpela.

Tenga en cuenta que un estudio publicado en el concluye que un enjuague con agua salada también puede ayudar a controlar la acumulación de placa en los dientes y prevenir enfermedades orales.

3. Enjuague con peróxido de hidrógeno

Al igual que el agua salada, un enjuague con peróxido de hidrógeno puede aliviar el dolor y la hinchazón en la boca. Además, puede ayudar a matar bacterias, reducir la placa y sanar las encías sangrantes. Un estudio publicado en el Journal of International Society of Preventive & Community Dentistry demuestra que el uso de peróxido de hidrógeno como enjuague bucal puede reducir la gingivitis.

Antes de usar este enjuague, asegúrese de preparar correctamente la solución. Mezcle 3 por ciento de peróxido de hidrógeno con partes iguales de agua. Agítalo alrededor de tu boca, pero no lo tragues.

4. Aceite de menta

El aceite de menta se ha utilizado históricamente para tratar los dolores de muelas, según el Arabian Journal of Chemistry . Este aceite esencial tiene propiedades antibacterianas que pueden reducir el dolor dental, lo que lo convierte en una opción popular para quienes buscan alivio del dolor de muelas a corto plazo hasta que haya ayuda dental disponible. Use una bola de algodón para aplicar unas gotas de aceite en el área afectada.

Recuerde que los remedios caseros para el dolor de dientes solo proporcionan un alivio temporal del dolor. Siempre consulte a su dentista si sufre de dolor dental, ya que podrán realizar un examen dental completo para descubrir la raíz del problema y encontrar una solución.

No hay comentarios